TodOpera:Bibliografias de Interes.Quinquela Martin.
TodOpera


Benito Quinquela Martin

 

Extraido y editado del sitio Cordoba Ciudad

Benito Quinquela Martín nació el 1ero. demarzo de 1890 7y falleció el 28 de enero de 1977.

Las primeras sombras de la noche oscurecen la ciudad de Buenos Aires son las 8 de la noche de aquel 20 de Marzo de 1891.

Es el tiempo de la inmigración y del gran desempleo.

Una madre desolada llega llorando hasta la calle Expósitos 1466 que hoy es la Avenida Montes de Oca número 40 , una casa cuna improvisada en aquella época. En la rueda del Torno deposita una canasta con un niño de unos 20 días, su hijo. Toca la campanilla y con el corazón partido se aleja del lugar. En el riachuelo un rayo misterioso explota en el cielo atormentado, alumbrando antes del amanecer, los estibadores, barcos y canoas que reposan en silencio, marcando el destino de aquel niño que con el tiempo vería los colores del puerto con proporción áurica.

Eran seis las hermanas de la caridad encargadas de cuidar a los pequeños. Ese año se abandonarían 1.076 bebes, 693 morirán. Tres niños son abandonados por día producto de la gran crisis económica que vive el país. Según un acta de los archivos del Hospital General de niños Dr. Pedro de Elizalde llevaba el numero 447. Fue bautizado el 21 de Marzo, día de San Benito, con el nombre de Benito Martín, que era el apellido que se le colocaba a los niños Espositos. En el orfanato a la edad de 7 años fue adoptado por Manuel CHINCHELLA, un genovés que había trabajado en Olavarría y que cargaba carbón. Su padre adoptivo estaba casado con Doña Justina Molina nacida en Entre Ríos, esta mujer era analfabeta pero fue quien le brindo todo su amor y cuido a Benito Chinchella Martín como su madre adoptiva. Cuando este niño cumplió 29 años cambio la grafía de su nombre por las confusiones y problemas que le generaba ya que a Chinchella le apodaban burlonamente “chinche”, además los genoveses lo pronunciaban Quinquela, por eso pasó a llamarse BENITO QUINQUELA MARTÍN.

“Mi vieja me conquistó en seguida –dicta Quinquela en su autobiografía recogida por Andrés Muñoz y publicada en 1963– y desde el primer momento encontró en mí un hijo y un aliado”. Justina Molina tenía sangre india, venía de Gualeguaychú y era analfabeta, lo cual no le impedía atender la carbonería en el barrio porteño de la Boca con perfecta eficiencia: se acordaba mejor que nadie del estado de cuentas de cada cliente. Manuel Chinchella era un forzudo italiano que redondeaba los ingresos de la carbonería con trabajos en el puerto, donde cargaba de a dos las bolsas de 60 kg. Su trato con el niño era un poco distante, de ruda ternura, pero cada tanto una caricia cuando el padre llegaba del puerto le tiznaba la cara al "purrete" (niño).

A los 14 iba a una escuela nocturna de pintura en La Boca mientras de día trabajaba en la carbonería familiar. Con 17 años entra al Conservatorio Pezzini Stiatessi, donde estudia hasta 1920.

 

Su origen humilde le llevo a desempeñar los mas variados oficios, entre ellos carbonero y el de estibador de puerto que lo inspiro para plasmar e inmortalizar en la tela las imágenes del puerto de la boca y del riachuelo como el centro de su obra. Vivió con sus padres hasta que ellos fallecieron a los 78 y 84 años. Con sus primeras ventas les compró la casa y la carbonería donde trabajó de niño, y luego compró los mejores terrenos para construir una escuela para 1.000 niños, un lactario donde las amas de leche dieron alimento a los niños abandonados o pobres, una escuela de artes gráficas para que se especializaran los niños del barrio y un instituto odontológico modelo, que él no tuvo, por lo que siempre padeció una mala dentadura.También edifico un jardín de infantes.

Nunca olvido todo el amor de sus padres y lo que recibió lo dio, porque sin duda el ser feliz es dar sin esperar recibir.

Fue el inventor de la calle "Caminito", una vía de ferrocarril abandonada que él quiso transformar en museo al aire libre para favorecer a los artistas y artesanos del barrio en los años de la década de 1950, y que con el tiempo, su éxito fue tal que ahora pareciera que siempre estuvo ahí

 




2009 TodOpera