TodOpera:Bibliografias de Interes. Tatiana. Luisa Fernanda
TodOpera


Luisa Fernanda. Moreno Torroba

Extraido y editado de Radio Beethoven.



Federico Moreno Torroba es considerado como el último gran compositor de zarzuelas. Nació en Madrid en 1891, siendo su padre, el organista José Moreno Ballestero, quién le inició en la música. Estudió en el Conservatorio de Madrid y sus comienzos como compositor fueron sinfónicos. Sin embargo, tras el éxito de “La mesonera de Tordesillas” en 1925, se inclinó por componer zarzuelas, consagrándose muy pronto como uno de los grandes compositores del género del siglo XX, con un legado de varias decenas de obras.

En marzo de 1932 Moreno Torroba estrenó su obra más famosa: “Luisa Fernanda”, con libreto escrito por Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, dupla de oro en la confección de textos para zarzuelas.

“Luisa Fernanda” está concebida en tres actos, ambientada en la España de Isabel II, alrededor del año 1868. Su estreno estuvo aparejado de un éxito que nunca ha decaído, acumulando la obra ya la impresionantes cifra de 10.000 representaciones en España y América.

Los triunfos para “Luisa Fernanda” se veían venir de antes del estreno, ya que los libretistas habían logrado elaborar una perfecta mezcla de cuadro de ambiente y pintura de época, envueltos en una adecuada fluidez de lenguaje.

Moreno Torroba era empresario de tres compañías, lo que demuestra la vitalidad del género en su época, y cuidaba de que tanto sus obras como las de sus colegas compositores se representaran con dignidad escénica y repartos adecuados, escogidos entre las mejores voces de su tiempo.

En la temporada en que se estrenó “Luisa Fernanda”, se presentó también, entre otras obras, un arreglo del propio Moreno Torroba para “la tempranica” de Gerónico Giménez y alcanzó mucho éxito “la rosa del azafrán” de Jacinto Guerrero.

En la música de “Luisa Fernanda” el compositor dio lo mejor de sí, inundando la obra de varios pasajes que han logrado hacerse célebres, llegando a convertirse en números independientes y de brillos propios. Al respecto baste citar la “Mazurka de las sombrillas”, el “Coro de los Vareadores”, la romanza del tenor “De este apacible rincón de Madrid”, la “Habanera del Savoyano”, la “Romería de San Antonio” y la sucesión de dúos que ocupan a todos los personajes principales.

El eje central en torno al cual gira la acción de esta zarzuela son los amores y desamores plagados de romanticismo, producto de los efectos de las ideas revolucionarias imperantes en los últimos años del reinado de Isabel II.

Argumento de Luisa Fernanda

“Luisa Fernanda” se desarrolla en tres actos. Su lugar de acción es Madrid para los dos primeros. En el tercero la acción se traslada a la localidad de Piedras Blancas, cerca de la frontera portuguesa.

Acto primero

En una pequeña plaza de Madrid, la vida del barrio gira en torno de la posada que regenta Mariana. En esa posada viven Don Florito, antiguo escribiente de palacio y declarado monárquico y su hija Luisa Fernanda que está enamorada de Javier, un militar que desde que ha ascendido a coronel apenas la visita.

En la posada viven también el revolucionario Luis Nogales, que ha transmitido sus ideales al atolondrado Aníbal, y la joven Rosita. En un momento en que Luisa Fernanda ha ido a la iglesia vecina, aparece Javier, a quien la posadera echa en cara su falta de formalidad con la muchacha.
Aníbal le suelta al militar su jerga ideológica, pero al ver que la duquesa Carolina les observa desde la ventana de su mansión, se separan por miedo a que pueda delatarles, dada su ideología monárquica.

Mariana es partidaria de que Luisa Fernanda se case con Vidal Hernando, un rico labrador extremeño que la pretende, pero la muchacha se sincera con él y le dice que ama a otro hombre.
Vidal no se desanima y, cuando se entera por Aníbal de que su rival puede ser un revolucionario, se declara inmediatamente monárquico sólo por llevarle la contra.

Javier vuelve de nuevo en busca de Luisa Fernanda, encontrándose con la duquesa Carolina, la cual, con sus encantos logra atraerle al campo de sus ideas políticas, ante el asombro de Aníbal, Nogales y Vidal.

Ante la situación, este adopta decididamente los ideales revolucionarios. Cuando Luisa Fernanda se entera de lo sucedido, cae desmayada en los brazos de Vidal.

Acto segundo

Cuadro primero.

En el Paseo de la Florida, junto a la ermita de San Antonio y al lado del local de bebidas del Bizco Porras, Mariana y Rosita presiden una fiesta de beneficencia.

En un ambiente festivo, algunas muchachas acuden a la ermita con la esperanza de encontrar un novio. Entre el gentío, se dejan ver Javier y Carolina, que parecen vivir en un idilio tan romántico como político. Y Mariana, nada más llegar Luisa Fernanda con su padre, no pierde ocasión de ponerla al tanto de la situación.

Aníbal, que ha sido encargado de la compra de limones para hacer refrescos, regresa sin la mercancía y contando una ridícula aventura revolucionaria.

Carolina se hace cargo de la recolección de fondos de la fiesta e intenta seducir al recién llegado Vidal, a quien quiere atraer a su partido. Pero éste rechaza la oferta contando lo que le pasó a un tonto de su pueblo que se creyó golondrina.

Cuando se encuentran Luisa Fernanda y Javier, la actitud de éste molesta tanto a la muchacha que rompe con él las relaciones, inclinándose por Vidal. La situación se pone tensa entre los dos pretendientes.

Carolina, desanimada por lo poco que se ha recaudado en la fiesta, propone rematar un baile. Vidal es quien hace la oferta mayor, derrotando a Javier; pero luego le cede, ofensivamente, el derecho a bailar con la Duquesa.

Cuadro segundo y tercero.

Una vendedora de churros comenta con el Bizco la agitación que hay en el barrio. Luego Aníbal con un grupo de muchachos y Nogales con un escaso número de revolucionarios se encaminan al lugar donde se desarrolla la lucha callejera.

Mariana y Luisa Fernanda rezan el rosario con las vecinas, cuando entra herido Aníbal, que viene contando la valentía de la que ha hecho gala Vidal. Los revolucionarios han sido derrotados y Javier pretende arrestar a Vidal, pero Nogales se autoproclama jefe de los insurrectos.

Al ver que Carolina y Javier se abrazan, Luisa Fernanda, despechada, acepta ser la esposa de Vidal.

Acto tercero

La acción toma lugar ahora en Piedras Blancas, cerca de la frontera con Portugal.

La revolución ha triunfado. Luisa Fernanda y su padre, junto a Mariana y Aníbal se han refugiado en la propiedad rural de Vidal hasta que la situación en Madrid se regularice.

Javier la sido dado por muerto en la batalla de Alcolea y la duquesa Carolina, destronada ya la Reina, se ha refugiado en Portugal.

Aníbal ha ido a comprar el traje de novia de Luisa Fernanda y cuenta su aventura en la aduana portuguesa.

Con Aníbal viene también Javier. A pesar de que Luisa Fernanda sigue amándole, insiste en mantener la boda con Vidal. Pero Vidal se da cuenta de que la muchacha, pese a sus sinceras promesas, nunca llegará a quererle de verdad.

Y cuando Javier vuelve a presentarse, arrepentido, Vidal, con mucha generosidad renuncia a la boda y, dolorosamente, consiente en que su rival se lleve con él a Luisa Fernanda




2009 TodOpera