TodOpera:Bibliografias de Interes.La Sonambula. Bellini.
TodOpera


La Sonambula. Bellini.


No obstante la corta vida de Bellini, su producción musical de 10 títulos para la lírica alcanzó la mayor trascendencia, con obras maestras para el género, enmarcadas todas dentro de la corriente que ha dado en llamarse “bel canto”, en la cual también están las óperas de sus contemporáneos Gioacchino Rossini y Gaetano Donizetti.

Bellini vivió entre noviembre de 1801 y septiembre de 1835. Falleció, pues, dos meses antes de cumplir los 34 años de edad. Todas sus óperas fueron compuestas en la última década de su existencia, cuando la figura de Giuseppe Verdi aún no irrumpía en la escena italiana. “La sonámbula” es la sexta ópera del compositor, inmediatamente posterior a “Capuletos y Montescos” y previa a “Norma”, “Beatrice di Tenda” y “Los puritanos”.

Después de representaciones de “Capuletos y Montescos” en Venecia, en marzo de 1830, Bellini regresó a Milán. Por estar débil de salud, se recuperó durante los meses de verano junto al Lago Como, donde cultivó una estrecha amistad con la famosa soprano Giudita Pasta, quien tenía un villa en la vecindad. Esta amistad, que iba a redundar en la creación de dos roles para sus tres óperas siguientes, duró hasta el fin de los días del compositor.

En esta permanencia en el Lago Como fue que Bellini negoció el contrato para su próxima ópera de la temporada 1830-1831, la cual tendría su estreno en el período de carnaval, esto es febrero de 1831.

El teatro que lo solicitó no fue La Scala de Milán, donde Bellini había estrenado “El pirata” y “La extanjera” sino el Teatro Carcano. Para esa misma temporada este teatro milanés había comisionado a Gaetano Donizetti una nueva ópera, la cual fue “Ana Bolena” estrenada en diciembre de 1830, con un libreto de Felice Romani.

A mediados de julio, Bellini había encargado también a Romani el libreto de una nueva ópera basada en la pieza teatral “Hernani” de Victor Hugo, que había sido puesta en escena con mucho éxito ese año 1830 en París. Pero Romani, por estar muy ocupado en “Anna Bolena”, no comenzó a escribir el libreto de “Hernani” sino en el mes de noviembre.

En diciembre Bellini trabajó en la partitura de la ópera completando, sólo 4 números, pero luego compositor y libretista abandonaron el proyecto, por causas que hoy no están claras.

Se cree que la deserción se debió tanto a que se previeron serios problemas con la censura, como a que Felice Romani, que prefería los éxitos a los riesgos, veía que su libreto para “Hernani” era de muy inferior calidad al que había preparado para “Anna Bolena”.

Partes del trabajo inconcluso para “Hernani” fue utilizado por Bellini en la partitura de “Norma”.

Debe señalarse que la ópera “Ernani” compuesta por Giuseppe Verdi y con un libreto de Francesco Maria Piave, fue 14 años posterior a este abortado proyecto de Bellini.

A fines de diciembre de 1830 Bellini y Romani habían decidido comenzar otra ópera. Esa sería “La sonámbula”.

El libreto se inspiró en la trama de un ballet, titulado “La sonámbula o La llegada de un nuevo señor” sobre un asunto creado por Eugene Scribe. Este ballet había sido estrenado en el Teatro de la Opera de París en 1827 con coreografía de Jean-Pierre Aumer y música de Ferdinand Herold.

El tema de la obra provenía de una comedia en dos actos escrita por el propio Scribe junto a Casimnir Delavigne, y estrenada en París en 1819.

La fecha prevista para el estreno de “La sonámbula” era el 20 de febrero, sin embargo el poco tiempo en que la obra fue compuesta provocó un pequeño retraso, concretándose el estreno el 6 de marzo en el citado Teatro Carcano de Milán.

El triunfo fue inmediato y el propio Bellini lo consignó en cartas donde se refirió al “resonante éxito” y a que en la premiere Giovanni Battista Rubini y Giusdita Pasta, los cantantes principales, “fueron dos ángeles que excitaron al público a un entusiasmo que derivó en locura”.

Curiosamente a este triunfo también se refiere en sus “Memorias” el compositor ruso Mikhail Glinka, quien, durante su estadía en Italia, asistió a la presentación de “La sonámbula”.

 

ARGUMENTO

La ópera se desarrolla en dos actos, emplazados en un pueblo de Suiza, durante el Siglo XVIII.

 

Acto primero

Escena Primera

Plaza del pueblo, donde están la posada de Lisa y el molino de Teresa.

Los aldeanos han venido a festejar la boda del rico hacendado Elvino con Amina, una huérfana adoptada por Teresa. Solamente Lisa no está tranquila, pues lamenta decepcionada y celosa su antiguo amor por Elvino. Amina responde las muestras de cariño del pueblo y espera temblorosa la llegada del novio, precedido por un notario. Finalmente éste llega jurando fidelidad a la esposa en un sentido dúo de amor.

Interrumpe la escena el arribo de un carruaje. Es el conde Rodolfo, hijo del difunto patrón de la aldea y que ha estado ausente por muchos años.

El conde no es reconocido y de incógnito se instala en la posada de Lisa, no sin antes haber galanteado a Amina, que por este hecho recibe los reproches del novio Elvino.

Escena segunda

En una habitación de la posada, el conde Rodolfo galantea ahora a la posadera Lisa, quien por estas manifestaciones amorosas se muestra bastante contenta. Pero llega Amina, sonámbula. Llama una y otra vez al esposo y describe la futura ceremonia de su boda. Luego cansada, la dormida muchacha se echa sobre un diván.

Mientras Lisa se oculta el conde Rodolfo permanece desconcertado y duda si debe despertar a Amina. Pero las cosas se complican cuando un grupo de aldeanos que sabe de la presencia del conde llega a felicitarlo. Estos obviamente descubren la presencia de Amina en la habitación, creyéndola infiel a Elvino.

De nada sirven las explicaciones de Amina, ya despierta. Elvino también llega al lugar y reprocha duramente a la joven por lo que él cree una conducta abiertamente infiel.

 

Acto segundo

Escena primera

En un lugar cerca de la aldea, un grupo de campesinos señala al conde Rodolfo que él debe asumir la defensa de la pobre Amina.

Por su parte, Elvino está destrozado y vaga sin destino.

Escena segunda

Junto al molino de Teresa está Lisa, quien se aprovecha de la coyuntura para reconquistar a Elvino. Este acepta ahora a Lisa por futura esposa, no obstante las palabras del conde Rodolfo acerca de la absoluta inocencia de Amina.

El pueblo festeja ahora la nueva boda, pero cuando Lisa y Elvino se aproximan, Teresa, la madre adoptiva de Amina acusa a Lisa de haber cometido realmente la falta de que se acusa injustamente a Amina.

Nuevas iras de parte de Elvino, que esta vez increpa duramente a Lisa. Pero todo se arregla cuando ante la atónita presencia de todos aparece Amina, sonámbula, caminando sobre cornisas, tejados y la estructura del molino.

La joven camina dormida cantando su amor por Elvino. Todos se convencen de la inocencia de Amina, incluso Elvino, quien ahora más tranquilo ordena preparar su boda con Amina, la sonámbula.

 

 



2009 TodOpera